Es interesante seguir aprendiendo de los fenómenos que envuelven a la cata de un vino. Sabemos que el vino nos embriaga con sus colores y sus aromas, y que el entorno, el estado anímico y hasta los astros son importantes para poder disfrutar plenamente de todas sus cualidades.

No hace mucho y gracias al programa Tres14 pude aprender un poco más de como funciona el oido y en especial me quede con la parte relativa al vino que podeis ver a partir del minuto ocho del programa (Link -> El Oido – tres14).

Como nos cuentan en el programa, según el estudio de la Heriot-Watt University de Edimburgo a la Cabernet Sauvignon le va una música “potente y heavy” y con la Chardonnay tiene que ser “grata y refrescante”. Sabemos que la Mencía es una uva sensible y delicada que, en El Bierzo, produce vinos frescos, expresivos, intensos y de paladar aterciopelado y denso.

Entendiendo el carácter autóctono de la Mencía y a su gran capacidad de expresar el terruño me animo a buscar una música para nuestra Mencía y tirándome por la ventana — con los ojos cerrados– la proclamo como una uva muy folclórica.

Por ello os animo que acompañéis a los vinos Mencía del Bierzo con una música de las mismas características, música de caracter folclórico como la Celta — la ponemos en primer término por proximidad — unas bulerías o mejor y para que no tengáis que rebuscar mucho, con la fusión entre el folclore americano y el español de “Iron & Wine”.